A título personal

Nunca me ha gustado ser tan común

Nunca me ha gustado ser tan común… Cuántas personas hemos sufrido porque no nos gusta hacer lo que la mayoría disfruta, sea la actividad que sea. Antros, deportes, estilo de vida, ropa, música, etc.

Hace mucho que dejé de seguir a las masas, y actuar conforme mis gustos, y no, tampoco me crean una persona con gustos muy raros; es solo el hecho de que ya no me gusta mirar a través de los lentes de otras personas.

Poco a poco he dejado el hábito de escuchar lo que pasan en el radio, o los clásicos libros que se viralizan, o la ropa que aparece en las revistas.

Lo común en mi vida se ha vuelto muy extravagante. No puedo imponer lo común puesto que estoy fuera de los gustos de los demás.

Nunca me ha gustado ser tan común

Soy de gustos muy sencillos, aunque muy a mi estilo… ¿Fajarme las camisas? Prefiero la ropa cómoda. ¿Mi gusto musical ¿ Extremadamente variado, pero si tuviera que inclinarme por un gusto, me partiría en tres, los ritmos latinos, tipo vallenato, la trova y el Folk metal.

¿Mi lectura preferida? Aquella que me atrape desde las primeras páginas. Puede ser de amo, puede ser de suspenso, un thiller, o de terror, no importa, solo que me haga perderme en esas cuantas páginas.

Aún viajando nunca me ha gustado ser tan común. Si de viajar se trata, soy mucho más aventurero, y al fin y al cabo, sigo mis tendencias.

Tengo mi carro y lo adoro, pero últimamente me he sentido más cómodo viajando en autobús, puedo pensar mejor e ir adentrándome en mis pensamientos.

¿El trabajo? Mucho tiempo me imaginé en una oficina comoda, tranquilo, subiendo de puesto, con gente a mi cargo y a mi alrededor y enseñando mi éxito por donde pasaba. ¿Ahora? Hace tiempo que he estado desechando esa ideal. Me gusta moverme a mi ritmo, no a las tendencias que marca la sociedad.

Una vez, una gerente de Recursos Humanos me dijo que yo tenía problemas con la autoridad, que era rebelde y que no me gusta hacerle casos a las reglas que imponía la sociedad.

Tal vez estoy entre una mitad de cierto, y otra de una gran mentira. Creo que la sociedad está hecho de reglas.  Y que uno debe de aprender a saber cuándo romperlas y cuales romperlas.

Soy un empedernido de vivir bajo tus propios cánones. Pero respetando fielmente a los demás. Sea cual sea sus gustos, mientras no dañen a ellos, ni a las demás personas.

Por ello y cada vez más claro tengo, que lo común, nomás no entra en mi vida.

0 0 Voto
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios