Relaciones

la vida está llena de sinsabores

Hablando de amores pasados, la vida está llena de sinsabores, algunos duelen más y otros los recuerdas con nostalgia. De muchos tomaste la decisión de acabar con ese pozo sin fondo y en otros aún todavía no te explicas cómo es posible que se pudiera acabar.

Hay otros peores que sabes que tú tuviste la decisión de cambiar el rumbo, pero la cagaste tan fuerte que no podías recoger cada uno de los pedazos.

La vida está llena de sinsabores

Los peores son aquellos que aún cuando tú hiciste todo lo posible, la otra persona lo intentó de la misma manera y, sin embargo, no pudo, no fue y no hubo ningún culpable. Este no es un cuento de Romeo y Julieta y ni siquiera las familias se interpusieron.

Creo que esos son los más dolorosos. Sin duda si la vida está llena de sinsabores, estos son los peores. Los más malditos y los que más duelen.

Mi primer sinsabor llegó a la edad de 17 años.

Conocí a la jovencita perfecta en aquel tiempo. Preciosa, alegre y con una sonrisa que enamora. Fue en una casa vacacional. En la que sin saber cómo, me acerqué sin miedo a preguntarle su nombre. Y del nombre fue una plática de más de una hora de sonrisas, curiosidades y gustos.

Durante 2 días fue lo más especial del mundo. Y sí, aquí sí hubo un culpable, que fui yo. Tal vez por saber que vivía en otro estado que no era el mío (Puebla para ser más preciso) me dio pánico saber como lidiar la situación (bueno, con 17 años casi todos somos pendejos en la toma de decisiones). Y así, sin más ni más preferí no pedirle datos. Hoy me arrepiento de una manera estúpida. Ni modo, así pasan las cosas y así hay que afrontarlas.

Creo que poco a poco iré soltando más detalles y más historias de la vida está llena de sinsabores que he tenido. Unos más, otros menos. Pero todos han marcado mi camino.

Sígueme en mis Redes Sociales… InstagramFacebook y Twitter.
0 0 Voto
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios