Inspiración

Los hombres también creemos en amores tipo Disney

amores tipo disney
Hace unos días vi una imagen donde decía que los hombres también creemos en amores tipo Disney y las mujeres en sexo tipo porno. Y no, no creo que estuviera tan descabellado del todo.
Cada vez conozco más personas que nos imaginamos con una vida de casado, con un o unos hijos perfecto, con una bonita casa, viajando con ellos, descubriendo, viéndolos crecer y madurar, y al final quedarte con esa pareja que elegiste.

Los hombres también creemos en amores tipo Disney

Y no, no es un sueño que he tenido toda la vida. Curiosamente me dio mi etapa de lo querer casarme ni tener hijos. Tenía esa etapa donde quería sentirme soltero y sin compromiso. Conocer mujeres y relativamente tener una relación de unas horas, o a lo mucho de un fin de semana. Me imaginaba como el gran Richard Gere en “Otoño en Nueva York”, o el gran protagonista de “Un buen año” (sin duda una de mis películas favoritas), y si, se que al final ellos también se enamoraron, pero como buen “Chick Flick” americano, tenía que pasar.
Después vino mi etapa de mochilero, de aventurero, de viajero. Y todo quedó en lo mismo, viajar, conocer el mundo, pero solo. Entonces el vivir mi estilo de vida de Playboy a no solo mujeres de mi ciudad, también del mundo. Cada vez me veía solo, no me veía con alguien a mi lado, no digas un hijo, ni tan siquiera una pareja.
Los amores tipo Disney
¿En qué momento cambió todo? Buena pregunta, creo que ni yo mismo me he podido resolver eso. Todo empezó con mis sobrinos tal vez. Ciéndolos crecer, viendo a mi familia diciendo que eran lo mejor que me ha pasado, no se. Lo que si se es que cuando menos me di cuenta, ya estaba arraigada mi idea de tener hijo. Pero tengo que aclarar esto, no esposa, no una pareja, solo una hija. Una hija mía que hubiéramos sido una pareja imperfecta, y que la educara en base a lo que creía.

Poder despertar con alguien

Un paso lleva a otro, es lógico, aunque a veces no quieras darlo. Volví a ir despertando día a día y cuando menos me di cuenta me implantaron el chip de la pareja. De poder despertar con alguien, de poder compartir, de poder disfrutar, enseñar y aprender de alguien.
Pero bien dicen, si vas por algo, ve por todo, no te quedes en la línea y disfruta cada momento. Y por lo mismo creo eso. Si vas a tener una pareja, elígela sabiamente. Es un hecho que agradezco no haber tenido ese sueño sentimental hace 10 años, porque sin lugar a dudas ya estaría casado, agradezco haberla cagado mucho hasta el punto de querer estar solo, a volver a desintoxicarme personalmente y volver a sentirme lleno para tener una pareja.
Y entonces si, después de muchos intentos fallidos, de conocer algunos lugares del mundo, de haber pasado por trabajos sin gusto y encontrar las pasiones, de independizarme, de aprender a llevar un hogar, de poder cocinar algo más que huevos, quesadillas y bisteck, de saber levantar tu ropa, la taza del baño y no dejar la pasta de dientes abierta, creo que saber lo que quiero en el amor.

Quiero…

Quiero una pareja semiperfecta, y poder hacernos perfectos juntos, con peleas, pero con reconciliaciones, con acuerdos pero con grandes metas, con viajes, con noches de lluvia viendo películas, pero otras noches más mojándonos caminando por el centro como si nada importara, conociendo lugares, cambiando libros, entendernos con una mirada y ser cómplices de travesuras que solo nosotros sabemos.
En fin, creo firmemente en lo que digo… Los hombres también creemos en amores tipo Disney, y quiero una pareja que crea lo mismo, y se imagine en sexo tipo porno.