Escritura

Lo fácil de escribir y lo difícil de expresar

Lo fácil de escribir es que todo puede ser plasmado. Lo difícil de escribir es que no logras nunca aterrizar las ideas que como el sonido, pasa tan rápido en tu mente que no logras aclarar cuáles son las mejores ideas y cuales no.

No pretendo que me creas, porque ni yo mismo lo hago. Soy inmaduro, soy soñador, soy diferente a lo demás y se que perfectamente no soy lo que pretendías buscar.

Lo irreal de escribir

Nunca seré aquella persona con ideas claras, que busca la estabilidad, que busca la armonía y que siempre trata de encontrar la melodía perfecta. No puedo ni quiero ser así. He peleado mucho tratando de ingresar en mi mente la idea de una vida normal, lo cierto es que no lo soy, y me ha costado mucho entender que nunca lo seré. Ya no me imagino despertando temprano para ir a trabajar, poniéndome aquel traje solo para parecer formal, para ser una persona igual que lo demás. No juzgo a quien lo hace, y a veces hasta los admiro, pero lo cierto es que abrí esa vida de mi mente y he dejado entrar por lo que me hace feliz.

Conmigo las personas no se miden por el tiempo de conocerlas. Ha llegado a mi vida gente que con solo platicar con ellas te llega a cambiar la mente. O aquellas en que pasan años en tu vida, y al final sientes que no te dejaron nada.

No pretendo que me entiendas, créeme que ni yo mismo lo hago. No sirve de nada decirte cómo soy, qué quiero y que busco. Entendí con tu respuesta que es mejor callar, que vieras lo q use soy, que vieras qué quiero y qué busco y entonces lo comprendas.

Una mezcla de sentimientos y emociones

Soy enojón, explosivo, orgulloso y muy poco tolerante. Conmigo la paciencia no se da, no busco todo rápido, pero tampoco pretendo perder dinero sabiendo que no llegaré a ningún lado. Duermo mucho aunque desee dormir poco. Gano adeptos y pierdo momentos. Siempre trato de pensar en el futuro, y el desconectarme de él es casi imposible.

Pero viendo del otro lado de la moneda puedo ser muy estable, no me gustan las peleas, y tampoco me gusta que me juzguen. Soy muy sentimental, entregado, apasionado y aventurero. No existe en mi vida solo blanco y negro, y mis tonalidades son en colores neón. Me encanta la gente que brilla, que sonríe. Que no le importa meterse a una fuente, y que puede reír o llorar sin pena alguna. Amo los mensajes diciendo un “Te extraño” y amo esas llamadas en la noche solo para escuchar la voz.

Puedo ser muy adolescente, sé que estoy enamorado del amor, y ese complemento es difícil de romper. Durante mucho tiempo he buscado aquella persona que no quiera cortar mis alas. Que entienda la pasión de mi vida. Y que no quiero dejar pasar el tiempo sin alcanzar mis metas.