Written by 2:29 am A título personal

Los efectos de desvelarme sin motivo aparente

desvelarme sin motivo aparente

Para quien no me conoce, sufro mucho de insomnio. Tanto que a veces llega a ser muy de madrugada y sigo despierto. Los efectos de desvelarme sin motivo aparente seguido hacen de las suyas.

¿En qué pienso en esos momentos? En todo y nada a la vez. Platicando con mi ex psicóloga, siempre me dijo que el insomnio, la depresión y la ansiedad van muy ligados. Por lo tanto, en esos momentos en que veo pasar los minutos del reloj, la ansiedad me va consumiendo poco a poco en todos los sentidos mientras se apodera de mí el desvelarme sin motivo aparente.

La ansiedad. Desvelarme sin motivo aparente

Espero que nunca hayas sufrido cuadros de ansiedad. Pero si los has sufrido, seguramente me entiendes.

El problema viene al otro día. Que con pocas horas de sueño, un cansancio extremo y poca pila en tu organismo, no tienes ganas de nada, pero necesitas hacer todo lo que tienes en tu agenda.

El día de hoy fue un día así. Ayer sufrí el desvelarme sin motivo aparente. Estuve luchando contra el sueño y el café afortunadamente ayudó un poco. Sin embargo, como también muchas otras veces, varias cosas pasaban por mi mente. Entre ellos, la falta de trabajo, la falta de dinero, pero muchas ganas de acabar con todo eso.

El día de hoy volví a empezar mi lista de actividades, mi planeación mensual y la administración de cada una de ellas.

Es cierto, muchas de ellas no las cumplí porque no pude despertarme temprano. Mi novia me habló muy preocupada cerca de las 10 de la mañana para ver si estaba bien. Afortunadamente lo hizo, porque si no, no sé a qué hora me hubiera despertado.

Eso es todo de los puntos que me han preocupado estas últimas semanas. A principios de año, el bicho del COVID hizo de las suyas. Es cierto, pasó todo hasta cierto punto bien, excepto las secuelas que quedaron como la falta de energía, el dormir demasiado y no poderme despertar y el retraso de actividades. Imagínate, el desvelarme sin motivo aparente y aparte de todo, el no poderme levantar temprano por mi falta de energía.

Me he caracterizado de unos años a la fecha en ser una persona que duerme poco. No me gusta levantarme tarde y procuro aunque duerma menos de mis horas, el estar productivo temprano. No tan temprano como quisiera, pero tampoco para pasar mucho tiempo en cama. Las sábanas me hacer levantarme. Pero estas semanas ha sido imposible despertarme temprano, sobre todo cuando me desvelo sin motivo aparente.

El proceso de evitar desvelarme sin motivo aparente

¿Me pesa desvelarme? No, me pesa despertarme al otro día con toda esa carga de falta de sueño en mi espalda. Eso es lo que me frustra.

Otro de los puntos que he estado tratando de recuperar ha sido respetar mis actividades día a día. Todo el año pasado dejé lo que realmente quería lograr. Y ahora me doy cuenta de todo el tiempo que he perdido.

Estudiar Francés, aprender a bailar, retomar mi constancia de lectura, entre otras más.

Es curioso, porque en el punto de la lectura, me aventé más de 2 meses sin poder pasar de la página 160 de 220 de un libro que aparentemente era fácil de leer. Y en un día emocionado, me lo aventé en una hora. A la siguiente hora agarré otro libro y lo dejé más de la mitad. En una semana voy con 2 libros, y avanzando al tercero.

Sé que este primer día del año 2022 hará que pueda volver con esos hábitos matutinos hasta llegar de nuevo a empezar con las Mañanas Milagrosas (quien no ha leído ese libro, se lo recomiendo ampliamente).

El año antepasado fue una racha de meses increíble. Empecé a hacerme el hábito de no desvelarme sin motivo aparente, de levantarme a las 5 de la mañana y empezar mi día con mi constancia tanto del ejercicio, del desayuno, de la gratitud y otras cuestiones fundamentales.

Pero después de esos meses, volví a la rutina de levantarme, bañarme y empezar sin muchas cosas que estoy queriendo regresar.

Sé que es paso a paso, y que no debo de desesperarme. Pero me desespero, está en mi ADN y en mi forma de ser.

Recuerdo un meme que decía que cuando la gente se formaba para nacer en la fila de la paciencia, yo estaba reclamando de por qué tardaban tanto.

Sé que debo hacerme el hábito nuevamente de escribir. Soltar mis dedos, mi imaginación y mis ideas.

En fin, trataré de no desvelarme sin motivo aparente, y volver a retomar mis noches y mis mañanas milagrosas.

No te olvides de seguirme en mi Instagram, mi Facebook y mi Twitter y si quieres contactarme, da click en Contacto.

(Visited 11 times, 1 visits today)

Close