Relaciones

Poder seguir adelante. Francois Ozon

Poder seguir adelante

Hace tiempo leí un texto de un director y escritor frances llamado Francois Ozon, de una película de nombre “Isabelle”, que me encantó, de dejar ir, de dejar volar, de marchar y de poder seguir adelante. Espero les guste.

Isabelle. Poder seguir adelante

Date la vuelta, mira tu vida y decide ahora mismo si este momento, este lugar hace que tu pulso se acelere y tu corazón se doble. Si no hay un sentimiento de aleteo en la parte más profunda de tu alma, cuestionando y absorbiendo todo lo que te rodea, vete ahora mismo.

Si te sientes cómodo, satisfecho e incontestado … ponte de pie y aléjate. Haz planes o no los hagas, pero hagas lo que hagas, abandona ese lugar y busca un lugar nuevo.

Hay una razón por la cual la palabra “salir” suena muy bien. Como decir “hasta luego” en lugar de “adiós”, te pone muy a gusto. Significa un nuevo comienzo, un alejamiento del anterior y un exceso. Porque salir es solo el precursor de llegar, y no hay nada mejor que un nuevo comienzo.

Ya sea un nuevo departamento o una nueva ciudad

Empezar de nuevo no se trata de cambiar tu escena, sino la forma en que estás viviendo en ella. Se trata de volver a abrir los ojos, caminar hacia el borde y mirar hacia arriba, hacia abajo y hacia el otro lado, una vez más, comprender la inmensidad de la vida que te espera abiertamente.

La vida tiende a envejecer. Al igual que tu comida favorita, pierde su ventaja después de un tiempo, esa cualidad especial que te hizo querer tanto en primer lugar. Nosotros, al igual que los lugares en los que nos limitamos, se vuelven tan aburridos y aburridos como nuestro entorno.

Las nuevas experiencias son la razón por la que vivimos. Son la razón por la que nos levantamos todos los días, la razón por la que continuamos. Mientras disfrutamos de la comodidad, ansiamos experiencia. El punto de vida no es resignarse a una parte de la vida, sino redefinirse continuamente. Es para bautizarte a ti mismo, una y otra vez, en nuevas aguas y en nuevas experiencias.

Tienes toda tu vida para estar cómodo, para sentarte en tu casa y disfrutar de la familiaridad de la misma. Pero en este momento, mientras eres joven e incómodo, sigue adelante, sigue desafiándote a ti mismo.

Sigue haciéndote sentir incómodo. Porque solo cuando nos sentimos incómodos crecemos y aprendemos.
Para realmente comprenderte a ti mismo, a tu propósito y a quienes te rodean, debes seguir moviéndote. Debes moverte al menos cinco veces; cinco veces para abrir tu corazón y sumergir los dedos de los pies en algo nuevo, fresco y que cambia la vida.

1. Para alejarse de lo que sabes

Tu primer movimiento es como volar por primera vez. Como aprender a volar, te das cuenta de que lo único que te detiene del mundo eres tú mismo. No tienes alas, tienes piernas, aviones y trenes. Tienes autobuses, autos y transatlánticos. Tienes el mundo frente a ti, con nada más que cielo abierto y posibilidades ilimitadas.

Pero primero debes abandonar el nido. Debes despedirte de todo lo que creciste, el pequeño mundo que alguna vez considerabas suficiente. Debes liberarte de las comodidades de lo familiar y colocarte en medio del caos.

Este primer movimiento es el más difícil. Es el momento en que voluntariamente decides sentirte incómodo, asustado y solo. Está tomando la decisión de convertirse en un extranjero, un extraño, un refugiado. Está abandonando todo lo que una vez acarició por la idea de que hay algo mejor por ahí.

2. Para encontrar nuevas experiencias

El segundo movimiento que hagas debe ser uno de inquietud. Deberías estar cansado de los mismos sabores de tu entorno ahora cómodo. Este movimiento se trata de sentir de nuevo. Se trata de aceptar que no puedes saber todo, pero vas a intentarlo.

Vas a tener experiencias, aventuras y un futuro imprevisto. No sabes a quién conocerás, qué encontrarás ni cómo llegarás, pero lo harás. Entrarás en él a ciegas y abiertamente.

Harás nuevos amigos, encontrarás nuevos sabores y volverás a encender esa pasión por la vida que surgió con tu primer movimiento. No descansarás hasta que tu alma hambrienta sea aplacada. Dejarás a tus viejos amigos por nuevos, tu primer idioma por otro y esa idea de que estás en casa por esa sensación vigorizante de añoranza.

3. Para perseguir el amor

Perseguir el amor es perseguir las felicidades. Es para decidir que te lanzarás a la vertiginosa, enloquecedora e inquieta persecución a la que todos estamos intentando ingresar. Porque el amor es el destino final, ¿no es así? Es la razón por la que nos movemos todos los días.

Es la razón por la que nos levantamos y luchamos contra lo malo. Es la razón por la que seguimos adelante, caminando penosamente, encontrándonos persona tras persona. Es el último objetivo, la última frontera y lo único que vale la pena avanzar.

Si crees que lo has encontrado … en una persona, una ciudad, un trabajo, debes avanzar. Si el trabajo de tus sueños te espera en España, debes mudarte allí. Si su corazón anhela las playas rosadas de las Bermudas, debes ir allí.

Si te enamoras en las dunas del Cabo con un hombre que apenas conoces, debes seguirlo. Perseguir el amor no es irresponsable, es honesto. Estás admitiendo que no hay mayor persecución, nada más importante. Porque si no estás persiguiendo el amor, ¿qué estás persiguiendo?

4. Para escapar de ese amor

El amor no es infinito. Se puede encontrar en un momento, una dosis única o un romance fugaz. Puede ser un año de amor perfecto con alguien que no debe quedarse en tu vida. Puede ser en playas que te traen paz hasta que tu corazón año para algo nuevo. Puede ser en el primer bocado de pasta y terminado con su último.

El amor no se define por su longitud sino por su capacidad de tocarte y cambiarte. El hecho de que no dure no significa que no sea real. Debes partir por amor, pero también debes darte cuenta de que ese amor ya no existe.

Debes ser lo suficientemente fuerte como para alejarte del amor terminado para encontrar un nuevo amor.

Debes huir de la sofocación que proviene del amor sofocado y mantener tu corazón abierto por más.

Nunca debes conformarte, nunca ceder a la idea de que no puedes tener otra. Porque el mundo está lleno de cosas en las que arrojar tu corazón, cosas que te hacen llorar y darte cuenta (una vez más) de por qué estás vivo.

5. Para empezar todo de nuevo

Debes resistir los confines de la comodidad. Debes desafiar la idea de establecerse. Nunca debes resignarte a lo ordinario o lo fácil. Debes desafiar la tranquilidad por la promesa de algo más grande.

Vivir es nacer y vivir continuamente es renacer, una y otra vez. Como una persona nueva, un nuevo amante, un nuevo amigo, debes evolucionar voluntariamente y transformarte en nuevas versiones de ti mismo.

Nunca debe permitir que el nuevo lugar que ha creado se convierta en el lugar final. Debes desafiar consistentemente la idea de la comodidad por la idea de que nunca estarás completamente satisfecho a menos que estés explorando, cambiando y moviéndote.

Espero que les haya gustado. Nunca duden en poder seguir adelante.

Y por último, cierro con una frase de Stefan Zweig con la que empezó el texto que descubrí.

“Es hora de irse ahora, salir de esta habitación, ir a algún lugar, a cualquier lugar, agudizar esta sensación de felicidad y libertad, estirar las extremidades, llenar los ojos, estar despierto, más despierto, vívidamente despierto en todos los sentidos y poros.”