Relaciones

Tomar tiempo en pareja siempre es posible

Qué difícil es a veces tomar tiempo en pareja.
A veces las personas creemos que para conectarnos con alguien en especial necesitamos tener cierto tipo de detalles. Estar cuando uno lo necesita, ser cariñoso, afectivo, y hasta cierto punto llegar a ser esencial. No me refiero a que seas la única persona que con la que ella cuente. Pero si que ella sepa que vas a estar ahí. Con una buena palabra, un abrazo, un beso, o algo que la haga sentir otra vez de pie.

Tomar tiempo en pareja

Sin embargo, pocas veces nos damos cuenta que para que esa relación funcione, deben de existir otro tipo de manifiestos. El ser esencial muchas veces corre o hace ver muchos riesgos. Porque si un día no puedes, o en ciertos momentos no puedes darle esa palabra. Porque si se diera la situación que estás sumergido en algo peor, no vas a poder apoyar. O simplemente los dos tienen una vida independiente en la cual pasan sus propios riesgos.
Uno debe de aprender a tomarse su tiempo. Hacer sus propias actividades, y que llegue el propio “Match”, aquel momento en que sin forzarlo, los dos están unidos, a través de un pequeño hilo rojo, pero sin presionar.
El punto más difícil es este, sentirte tan feliz con esa persona, tan maravillado y tan en paz, que no necesitas hacer nada para demostrar, ya que esa persona lo sabrá.

Encuentra tiempo para ambos

Si su agenda no coincide con la tuya, créeme que habrá un momento en que lo haga. Pero jamás presiones para qué deje algo, y por la sencilla razón que no sabrás si tú lo dejarías en dicho momento.
Muéstrate seguro cuando estés con ella. Busca el momento para tomar tiempo en pareja. Si, invítala a lugares, ve que puede ser quien realmente es contigo, y no una máscara escondiendo aquello que no quiere mostrar. Del mismo modo muéstrate como realmente eres. No guardes nada, no lo trates siquiera, porque entonces saldrá tu verdadera personalidad.
Y si, tal vez a pesar de todo esto no es la persona que estabas buscando. Tal vez solo era una serie de momentos, de circunstancias, de pequeños espacios que te enseñaron algo. Si después de esto te das cuenta que no pasará lo que creías, llora lo que necesites, pero levántate y sigue buscando, no te desesperes, porque si lo haces, si dejas de confiar y de creer, entonces la persona que llegue puede ser la correcta y te desviarás del camino por no querer volver a intentarlo.